¿Cómo proteger adecuadamente tus pulmones de la contaminación del aire?

Escrito por el 11 Abril 2017 en Sin categoría con las etiquetas

proteccion-pulmones-contaminacion-2Recordemos que las partículas PM 2.5 conforman la mezcla de materia sólida (como polen) y gotas líquidas que flotan en el aire, la cual afecta tu salud cuando los niveles de contaminación son altos, algo común en metrópolis como la Ciudad de México.

El término PM 2.5 significa una “contaminación por partículas o materia particulada” bastante peligrosa. Al medir menos de 2.5 micrómetros (millonésima parte de un metro) de diámetro, y tener un largo de 1/10avo a 1/20avo del ancho de un cabello humano, son capaces de penetrar los pulmones y alojarse en ellos. Están vinculadas con enfermedades como cáncer, asma, daño hepático y autismo.

En la capital del país, la grave contaminación del aire posee un alto contenido de partículas menores a 2.5 micrómetros que dañan el corazón, los pulmones y el hígado.

Por lo anterior, resulta crucial protegernos del aire que respiramos. El cubrebocas quirúrgico tradicional de color azul claro que se vende en cualquier farmacia, no está diseñado para retener las citadas partículas.

Los cubrebocas quirúrgicos no son confiables para proteger de la contaminación de partículas finas, por lo que jamás debes utilizarlos. En su lugar, es mejor usar una máscara diseñada específicamente para retener la espesa contaminación del aire proveniente de la “materia particulada dañina”, la cual a diario flota en la atmósfera de la CDMX, incluso con lluvia.

Te recomendamos utilizar los respiradores/filtros contra partículas finas en suspensión, que además otorgan protección contra algunas enfermedades trasmitidas por el aire. Estos son más caros que las máscaras quirúrgicas, pues deben reemplazarse después de tres a cinco días de uso. Entre las variantes de mayor seguridad contra la contaminación se encuentran las máscaras que protegen contra la contaminación de partículas N95, N96 y N99, que brindan altos grados de filtración sin interrumpir el ritmo respiratorio.

Los respiradores desechables ofrecen cerca del 96 por ciento de protección. También hay respiradores para utilizarlos a largo plazo, siendo más caros y eficientes que los respiradores desechables. Tales respiradores poseen una membrana de carbón activado y un filtro reemplazable.

Finalmente, no uses pañuelos, pañoletas o bufandas para cubrirte la nariz ni la boca, pues filtran las “partículas finas peligrosas” en el aire, como PM 10 y PM 2.5.

Fuente: El Financiero

Comparte esta entrada:

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *