Nuevo León, todavía lejos de mejorar su mala calidad del aire

Escrito por el 01 agosto 2017 en Sin categoría con las etiquetas

Desde el año 2010, el gobierno de Nuevo León puso en marcha el Programa de Acción ante el Cambio Climático 2010-2015, donde estableció normas a seguir para el desarrollo urbano sostenible. Su meta es reducir un millón 558 mil toneladas de dióxido de carbono (CO2) para el 2020.

No obstante, a medida que pasan los días los objetivos del proyecto parecen ser más difíciles de cumplir, ya que Monterrey y su área metropolitana poseen una de las calidades del aire más deterioradas de México, además de que no cumplen con los lineamientos impuestos por las autoridades ambientales.

Cabe destacar que la concentración de contaminantes en la zona metropolitana de Monterrey sobrepasa las de, al menos, 19 ciudades de América Latina.

“Desde que inició operaciones la Red de Monitoreo Ambiental en 1993, se pudo demostrar que la calidad del aire del Área Metropolitana de Monterrey ha sido mala; y es muy probable que antes del inicio del monitoreo la situación fuera la misma”, detalló Alfonso Martínez Muñoz, Subsecretario estatal de Protección al Medio Ambiente y Recursos Naturales.

Asimismo, el Informe Nacional de Calidad del Aire 2016 del Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC), señala que el área metropolitana de Monterrey no cumplió con ninguno de los parámetros de calidad del aire que exige la NOM-025-SSA-2014, para partículas PM10 y PM2.5; ni con los de la NOM-020-SSA1-2014 para concentraciones de ozono.

Es así como Monterrey y su área metropolitana, el Estado de México y la Ciudad de México comprenden las tres regiones que no pudieron adherirse a ninguno de los parámetros antes citados.

El reporte incluso afirma que, en ciertos casos, la situación podría empeorar para el área metropolitana de Monterrey, debido a las elevadas concentraciones de contaminantes. Ejemplo de esto son los municipios de Santa Catarina, que registró los niveles más altos de partículas PM10 y PM2.5; y García, cuya concentración de ozono superó lo recomendado por la NOM.

 

Fuente: El Financiero

Comparte esta entrada:

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *