INECC resalta que además de etanol, benceno en gasolinas mexicanas perjudica la calidad del aire

Escrito por el 21 noviembre 2017 en Sin categoría con las etiquetas

Debido a la polémica generada por el aumento de 5.8 a 10% en el contenido de etanol en las gasolinas para todo México, excepto las zonas metropolitanas del Valle de México, Guadalajara y Monterrey, que derivó en la suspensión del acto gracias a un amparo contra la modificación de la NOM 016 de la Comisión Reguladora de Energía (CRE), muchos especialistas consideran que otros factores, como las bases comparativas de los estudios hecho para esta regulación, los contenidos de aromáticos y azufre y las definiciones geográficas pueden incrementar el impacto negativo en la calidad del aire, además del ocasionado por el etanol en sí mismo.

En su evaluación sobre las modificaciones a la citada norma, el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC) detalló que no es sólo el etanol sino el contenido de 2% de benceno que se permite en las gasolinas nacionales —en comparación con el 1% de las ciudades con alta concentración de ozono en Estados Unidos— lo que produce una mayor contaminación del aire, por lo que es recomendable reducir el contenido máximo de este aromático a 1% para todas las gasolinas nacionales.

“Las comparaciones en términos de emisiones vehiculares realizadas entre gasolinas nacionales del resto del país con respecto a las gasolinas oxigenadas con etanol a 10% en volumen, conocidas como convencionales en Estados Unidos, muestran que la gasolina convencional estadounidense presenta menores emisiones de contaminantes tóxicos que las gasolinas nacionales. Esta condición se debe al mayor contenido de benceno que es permitido en las gasolinas nacionales”, explicó el INECC.

El análisis también recomienda definir las regiones del país o metrópolis en donde deben usarse las gasolinas para ciudades con problemas de ozono, pues además de las áreas metropolitanas del Valle de México, Monterrey y Guadalajara, existen al menos 20 ciudades más en la nación que padecen estas condiciones.

La altitud y la temperatura ambiente afectan la vaporización de las gasolinas, lo que a su vez altera la tasa de emisión de compuestos orgánicos volátiles. México presenta condiciones de temperatura que difieren bastante de las de Estados Unidos (son mayores en nuestro país), por lo que se estima una mayor emisión de compuestos orgánicos volátiles respecto al vecino del norte.

Por lo anterior, el INECC afirma que deben establecerse objetivos de reducción de emisiones de las distintas gasolinas incluidas en la NOM-016-CRE, definiendo la gasolina base a partir de la cual debe modelarse la reducción de las mismas, como por ejemplo, gasolinas para ciudades con problemas de ozono. Asimismo, debe establecerse un modelo de simulación de emisiones vehiculares según la composición de las gasolinas, que de preferencia se adapte a las condiciones específicas de nuestro país.

 

Fuente: El Economista

Comparte esta entrada:

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *