Niños exigen una mejor calidad del aire a autoridades de México

Escrito por el 07 noviembre 2017 en Sin categoría con las etiquetas

El pasado 1 de noviembre, un grupo de seis niños entregó una petición a la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) que busca identificar cuál es la verdadera calidad del aire en nuestro país, con base en los límites internacionales permitidos. Esto para que se emita una norma de emergencia con los valores recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y, en consecuencia, se ajusten todas las Normas Oficiales Mexicanas (NOMs) que establecen los máximos permisibles de contaminantes.

Luis Miguel Cano, abogado a cargo de este caso, señaló en conferencia de prensa que actualmente las NOM son menos estrictas, y de todos modos se rebasan cotidianamente, poniendo en peligro la salud de toda la población.

“Ganar esta batalla legal representa beneficios para todos, la contaminación atmosférica es la amenaza ambiental más grande que enfrenta la humanidad actualmente, y es la niñez la que con esta demanda nos esta dando la oportunidad de construir un futuro mejor para ellos y nosotros, con base en la defensa de sus derechos a la vida, y a nuestro desarrollo físico y mental”, comentó.

El representante legal lamentó que, según el Programa de Gestión Federal para Gestionar la Calidad del Aire de la Megalópolis, Proaire 2017-2030, publicado este año por la Comisión Ambiental de la Megalópolis, en 2015 se incumplieron los límites de concentración establecidos en la NOM de partículas suspendidas menores a 10 micras y 2.5 micras, al igual que los de ozono en la Zona Metropolitana Del Valle de México, la Zona Metropolitana del Valle de Toluca, y Puebla.

Cano mencionó que de acuerdo con una investigación del Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático, que hizo un estudio comparativo entre la Ciudad de México, Monterrey y Guadalajara, si los estándares de calidad del aire fueran los que recomienda la OMS, al año se evitarían 853 muertes prematuras en estas tres ciudades, y habría una reducción del 17 a 18 por ciento en las enfermedades cardiovasculares, así como de un 12 por ciento en las afecciones cardiopulmonares.

Asimismo, indicó que si México se ajustara a los valores de la OMS habría ahorros económicos significativos respecto al tratamiento de enfermedades asociadas a la contaminación.

Por ello, subrayó que según cifras del Inegi, la contaminación atmosférica representa costos de hasta 577 mil 698 millones de pesos, equivalente al 3.2 por ciento del PIB.

Otros estudios de la Cofepris muestran que si se redujera la morbilidad ocasionada por la exposición a concentraciones de partículas, México se ahorraría dos mil millones de pesos, y con la reducción del ozono hasta cuatro mil millones de pesos.

La petición ha sido respaldada por organizaciones como Greenpeace México y Bicitekas, que apoyaran el proceso legal del grupo de niños de entre tres y 12 años de edad, quienes en compañía de sus padres, buscarán que las normas sean ajustadas para así poder disfrutar de una mejor calidad del aire.

Recordemos que los niños están más expuestos a los efectos negativos de la contaminación, pues suelen tener más actividades al aire libre.

Areli Carreón, miembro fundador de la organización civil Bicitekas, afirmó que la norma que exigen los niños en reclamo a su derecho a la salud, será un gran catalizador para lograr las metas nacionales en materia de reducción de gases de efecto invernadero, inversiones adecuadas para la movilidad urbana sustentable, y coordinación institucional en la Megalópolis.

La Cofepris tendrá hasta tres meses para responder a la solicitud interpuesta por este grupo de niñas y niños, o de lo contrario se iniciará una demanda formal en contra del organismo.

Roberto Campa, uno de los niños demandantes, hizo un llamado a la sociedad para que se sumen a la petición a través de una firma, accediendo a la página actua.greenpeace.org.mx/calidad-del-aire.

 

Fuente: El Horizonte

Comparte esta entrada:

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *