» ¿Cómo afecta la mala calidad del aire tu salud?

De acuerdo a la OMS, las partículas suspendidas  afectan a más personas que cualquier otro contaminante y sus principales componentes son los sulfatos, los nitratos, el amoníaco, el cloruro de sódico, el carbón, el polvo de minerales y el agua. Las partículas se clasifican en función de su diámetro en PM10 (partículas con un diámetro aerodinámico inferior a 10 µm) y PM2.5 (diámetro aerodinámico inferior a 2,5 µm). Estas últimas son las de mayor peligro, pues al inhalarlas, pueden llegar a los bronquiolos y alterar el intercambio pulmonar de gases, ocasionando enfermedades respiratorias, e incluso cáncer.

Existen muchas variables que intervienen en la distribución de esta contaminación, como el viento, las variaciones de la temperatura, la cantidad de radiación solar y la lluvia. Y aunque la contaminación del aire no es exclusiva de las grandes ciudades, es ahí en donde se concentra la mayor contaminación y por lo tanto en donde se dan mayores afectaciones a la salud.

“La mortalidad en ciudades con niveles elevados de contaminación supera entre un 15% y un 20% la registrada en ciudades más limpias. Incluso en la Unión Europea, la esperanza de vida promedio es 8,6 meses inferior debido a la exposición a las PM2.5 generadas por actividades humanas.”

La OMS ha señalado que la contaminación atmosférica es causante de alrededor de dos millones de muertes prematuras al año en todo el mundo.

Los efectos de las PM en la salud se producen por los niveles de exposición a los que se somete la mayor parte de la población urbana y rural en los países tanto desarrollados, como en desarrollo, aumentando el riesgo de enfermedades cardiovasculares y respiratorias, así como de cáncer de pulmón. Pero también existen otros contaminantes que de igual forma son altamente dañinos para la salud, como el dióxido de azufre. Los estudios indican que un porcentaje de las personas con asma experimenta cambios en la función pulmonar y síntomas respiratorios tras períodos de exposición al SO2 de tan sólo 10 minutos.