» ¿Por qué Respira México?

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud 9300 mueren cada año en México por la contaminación ambiental

En México se producen anualmente alrededor de 9,300 muertes por causas asociadas con la contaminación del aire, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS). Dichas emisiones contaminantes provienen especialmente del sector transporte, cuya flota ineficiente ha aumentado de manera considerable en los últimos años. En el país circulan actualmente más de 21 millones de automóviles, de los cuales aproximadamente el 46% cuenta con una antigüedad mayor a 18 años. Esto significa que son autos poco eficientes y que consumen grandes cantidades de combustibles, cuya quema además de emitir gases de efecto invernadero, emiten partículas suspendidas responsables de la mala calidad del aire y de los impactos en la salud pública.

En México no hay combustibles limpios a pesar de que la NOM086 obliga a Pemex a distribuirlos

Adicionalmente, nuestro país no cuenta con combustibles limpios, especialmente con Diesel de Ultra Bajo Azufre (UBA), pese a que la Norma 086 obliga a Petróleos Mexicanos (Pemex) a introducir este combustible desde febrero de 2009 en todo el territorio, lo que provoca una mayor emisión de partículas suspendidas dañinas para la salud.

Esta falta de normatividad se refleja en que, pese a la mejora que la calidad del aire ha tenido en la última década, ésta sigue siendo mala. Es decir que, si bien se han llevado a cabo algunas acciones a nivel federal y de algunos estados, la salud de todos los mexicanos sigue estando amenazada. En la Ciudad de México, por ejemplo, en 2009 se tuvo una mala calidad del aire durante 170 días del año, superando en la mitad del año los 100 Imecas de Ozono.2

En la Ciudad de México y Guadalajara, más del 60% de los días, la calidad del aire es mala

De acuerdo con el Instituto Nacional de Ecología (INE), en la Zona Metropolitana de Guadalajara se viola alguna de las normas de calidad del aire en el 70% de los días, presentándose algunos episodios de contaminación de más de 200 y 250 puntos. Al igual que en la Ciudad de México, en Guadalajara el ozono es el contaminante que con mayor frecuencia rebasa la norma de calidad del aire (60% de los días); seguido por las partículas menores a 10 micrómetros que rebasan la norma en más del 30% de los días.

En Monterrey, por su parte, la frecuencia de violaciones a alguna de las normas de calidad del aire es cercana al 20% de los días y sólo esporádicamente se presenta un evento de más de 200 puntos Imeca. Los contaminantes que sobresalen son las partículas menores a 10 micrómetros, cuya frecuencia de excedencias a la norma es del 12% de los días del año.

La mala calidad del aire tiene graves efectos en la salud humana

La mala calidad del aire tiene graves efectos en la salud humana, relacionándose principalmente con enfermedades cardio-respiratorias, aumento de los casos de asma e infecciones respiratorias y, en algunos casos, ciertos típos de cáncer.

Es por ello que organizaciones de la sociedad civil como el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA), el Poder del Consumidor, el Centro de Transporte Sustentable (CTS), el Instituto de Políticas de Desarrollo para el Transporte (ITDP), el Colectivo Ecologista Jalisco (CEJ) y la Red por los Derechos de la Infancia, en colaboración con otras organizaciones internacionales, estamos llevando a cabo una serie de acciones para llamar la atención de los distintos actores involucrados sobre el derecho que tenemos los seres humanos a un medio ambiente sano y a la responsabilidad que autoridades y sociedad civil tenemos de promoverlo y garantizarlo.

Pedimos a las autoridades responsable publiquen una norma de eficiencia vehicular, distribuyan combustibles limpios y mejoren la calidad del aire de la población.

A través de distintos mecanismos y vías demandamos al presidente de la República, así como a las autoridades correspondientes, como la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), la Secretaría de Energía, la Secretaría de Economía, Petróleos Mexicanos (Pemex), así como otras autoridades responsables, que cumplan con su compromiso de publicar una norma de eficiencia vehicular, de distribuir combustibles limpios y de mejorar la calidad del aire de la población.

Asimismo, promovemos un diálogo con la industria automotriz para lograr su apoyo para la publicación, actualización e instrumentación de estas normas, de forma que cumplan con su responsabilidad social hacia los ciudadanos.

Finalmente, trabajamos para involucrar a toda la sociedad en acciones que de forma individual y colectiva puedan realizar, como reducir el uso del automóvil o adquirir vehículos más eficientes; demandar y utilizar transporte público eficiente y promover el uso de la bicicleta. Todo esto tiene como objetivo limpiar el aire de nuestras ciudades, y mejorar con ello la calidad de vida de todos los ciudadanos, especialmente para mejorar el futuro de poblaciones altamente vulnerables como son nuestros niños y niñas.